Termitas y otras cosas ‹ paulineenlaplaya.com

Termitas y otras cosas





Termitas y otras cosas (Subterfuge Records, 2003) es el tercer album del grupo.

 

Subterfuge, 2003

Formato: CD

Produc.: Javier Almendral y Pauline en la playa

Est. grab.: Blue Box

Dis. gráfico: Pauline en la Playa y Mario Feal

1. Cuento quitamiedos 2. Un erizo 3. Pasos de ratón 4. Me acurruco 5. Mi bañera 6. No hay lugar 7. Rumbo norte 8. Un buen sitio 9. Termitas, mariposas y otras cosas 10. Acabáramos 11. Una pizca de mi 12. Paralai

1. El Cuento Quitamiedos
Si es que cruje la madera del suelo,
sólo puede ser
su queja ante tanto pisoteo.

Y se arropa con alfombras tupidas.
A veces está
tan sola que se asocia con termitas.

No tengas miedo
y escucha bien atento.

Es mi cuento aquel remedio quitamiedos.
El que habla de las buenas musarañas,
de los ruidos en desvanes polvorientos.

Es la oscuridad una gran artista.
Suele moldear
siluetas que te engañan a la vista.

Logra realizar figuras humanas.
Y su material
percheros con abrigos y bufandas.

No tengas miedo
y escucha bien atento.

Es mi cuento aquel remedio quitamiedos.
El que habla de las buenas musarañas,
de los ruidos en desvanes polvorientos.

Si oyes un
golpe seco es el viento que
le gusta meterse en los ojos de
los que los llevan abiertos
y desnuda de una ráfaga las piernas bajos faldas y
se hace el sueco mientras silva, azotando los tendales va
y se lleva las camisas con un par de pantalones
que se pone en ocasiones especiales.

2. Un erizo
Me he encerrado en la despensa
y yo no sé
si es sólo miedo o son ganas
de comer.

Me he ido convirtiendo en un erizo,
cruzo todo menos tu edificio…

Si algo me asusta o disgusta
observaras,
me hago una bola de púas
y a rodar.

Me he ido convirtiendo en un erizo,
cruzo todo menos tu edificio…

Tiendo a menguar
por decisión,
busco
mi proporción,
sólo un dedal
de extensión.

Me he encerrado en la despensa,
y yo no sé…

3. Pasos de ratón
Tantos cielos que
dicen que uno son.
Tantos sobre mí
y yo aquí
tan en el suelo.

Y doy pasos doy,
pasos de ratón,
pasos sin razón
y otros son
porque me muevo.

Y hay quien me toma el pelo.
Y hay quien me invita a té.

Todos mis días
son lo que quieren ser.
Yo sólo marco
las huellas de mis pies.

Tantos de traspiés,
tantos de salón.
Y uno, dos y tres,
y cha cha chá
y media vuelta.

Tantos que yo di,
con tal decisión.
Y algún paso atrás
que lo das
por precaución.

A veces yo bostezo.
Me estiro hasta crujir.

Todos mis días
son lo que quieren ser.
Yo sólo marco
las huellas de mis pies,
las huellas de mis pies…

Rara vez se me olvida
lo que he soñado ayer…

Todos mis días
son lo que quieren ser…

4. Me acurruco
Me acurruco, tú conmigo,
metamorfoseamos el salón
y sufre el cambio a nido de amor.

Y jugamos a escucharnos
nuestras tripas en conversación
y hablan de pato chino y salmón.
Pero hoy por hoy: ¡Precocinados!

Y todo sienta bien,
hasta la irritación
que causa
el roce de tu barba.
Cuando en plena agitación
me besas con pasión.

Muy juntitos y abrazados,
en el tocadiscos la canción
de cuatro escarabajos.

Una caja como mesa,
los cojines hacen de sillón
y nos reímos del radiador,
que hoy por hoy, ¡es el mechero!

Y todo sienta bien,
hasta la irritación…

5. Mi bañera
Mi bañera,
que buena sala de espera,
que buen lugar de trabajo.
¡Ay! Donde siempre me relajo.

Y mi patito,
va navegando hacia la orilla
que se ha formado en mi rodilla
gracias a tanto jabón.

Y quisiera,
que en vez de agua fuera cava
y de rectángula a ovalada
pasara en un santiamén.

Quien me quiera
que me compre una bañera.
Que me instale
azulejos con motivos
tropicales…
¡Ay, ay, ay, ay!

Y entre espuma,
calibro mi peso pluma.
Y el agua que me aligera,
rebosará mi bañera;
Caerá fuera.

Y la esponja
bordea todas mis curvas,
visita mis recovecos
llenita de agua y jabón.

Quien me quiera
que me compre una bañera.
Que me instale
azulejos con motivos
tropicales.
Y cristales
que se empañen con el bao.
Donde pueda escribir
y borrar.

6. No hay lugar
No hay para mi un lugar,
ni por mí lo habrá,
que me arrope.

Ni hay buen calefactor
que me de calor,
sólo entonces
Yo lo sé
porque viene y se va.

Y aunque lo entienda,
no, no me consuela.
Y no sé
lo que hacer
entre tanto vaivén,
cuando empieza a doler.

Tan levemente
Surge mi traspiés,
Y es él
quien
me recuerda que…

No hay para mí un lugar,
ni por mí lo habrá,
que me calme.
Ni hay hornos de cocción
para el corazón,
que desarmen
lo que sé,
porque viene y se va.

Y aunque lo asuma,
no pierde amargura.

Y no sé
lo que hacer
entre tanto vaivén,
cuando empieza a doler.
Tan levemente
surge mi traspiés,
y es él
quien
me recuerda que…

No es tan normal
sentir estar
en el desierto
o en mitad del mar.
Ni entre un millar
dejo de estar
todo lo lejos que se puede
sentir
alguien.
Y es que…

No hay para mi un lugar,
ni por mí lo habrá…

7. Rumbo Norte
Yo recuerdo
camino a San Lorenzo entre
las tiendas de café.
Y las piedras,
tan suaves que se escapan
a mis pies.

Y las algas,
teñidas y arropadas por los restos de alquitrán.
Y en el Muelle
el mar se vuelve verde al nublar.

Y en la Cuesta,
fumándose las flores,
vertiendo los licores
fermentados
de frutas de verano.

Seguiré rumbo norte.
Es mi vuelta a casa.
Es mi dirección, mi compás, mi falseta…

Y ahora añoro
paseo al Rompeolas cuando
empieza a atardecer.
Y en el Cerro
camino contra el viento
o con él.

Por las noches,
reunidos en la Plaza
etílicos e insomnes,
acunados
al ritmo atormentado
de Tom Waits.

Seguiré rumbo norte.
Es mi vuelta a casa.
Es mi dirección, mi compás, mi falseta…
Es mi introducción, mi compás, mi falseta…

8. Un buen sitio
Yo sólo soy,
soy una línea
llena de buenos sitios
donde quedarse.

Y ahora tú estás
lejos, tan lejos
de este lugar
que no tiene
kilometraje.

Como lo harás
para encontrarme,
si es que voy a cambiar
todas las flechas.

Y lograré
desorientarte,
niebla de desamor,
cierro mis puertos.

No dejaré
que me recorras,
tan infinita es
mi trayectoria.

Punto y final,
no te molestes,
no hay concesión de amor
en mis peajes.

9. Termitas, mariposas y otras cosas

Si describo
cual es mi sensación,
son termitas
royendo mi corazón.
Tan lentamente, tan suave, sin dolor…

Esas son las cosas
que me pasan continuamente.
Esas son
y pasan
sin siquiera saber
que me ocurren por él.

Y otras veces
me siento esquimal.
Y no tiemblo
por síndrome polar.
Tan ricamente, tan suave , sin dolor…

Esas son las cosas
que me pasan continuamente.
Esas son
y pasan
sin siquiera saber
que me ocurren por él.

Y no puedo dormir,
y me cuesta comer…
¿Qué podrá ser?

Tantas otras,
revolotean en mis tripas
mariposas
que se quieren posar.
Alegremente, tan suave sin dolor…

Esas son
las cosas…

10. ¡Acabaramos!

No es tarde
para aprender,
prometo tener más cuidado.
Y pensarlo,
la próxima vez
prefiero contar hasta diez.

¡Acabáramos!
Haber avisado.
Si lo llego a saber
ni borracha
me quedo a tu lado,
a esperar ver en ti ese
cambio brutal
que no tendrá
nunca lugar…

Pero no es tarde
para aprender…

11. Una pìzca de mí

Sólo quisiera ser
tu café, tu cuchara, tu plato,
el mantel, tu albornoz,
tu loción de afeitar para
permanecer
más cerquita de ti,
pegadita a tu piel,
sin que lo puedas notar…

Y bucear
en el agua que puedas
beber,
quiero ser
tu sombrero, tu percha, tu tarro de sal
del que puedas coger
una pizca de mí
cuando tu quieras.
Me convertiré
en tu cinturón
para agarrarme bien…

¡Oh! Y tantas vueltas
para decir, para explicar.
Tantas, tantas vueltas
cuando no estás, y cuando estás,
soy felíz.

Y bucear,
en el agua que puedas…

12. Paralai

Doy
por mi auto compasión
una oración.
Don
el que esté en mis recuerdos
que ahora mismo
ya son cientos.
Y aquí estoy.

Que me extirpen por favor
el sinsabor.
Sí, que me tejan a ganchillo
uno a uno mis nudillos.
Y así estoy.

Son,
esas cosas que ahora son
de otro color.
Son
el que marcan en los cielos
donde van los perros buenos.

Doy
otra mano de almidón
al corazón.
Que hoy
con tu ausencia se me agrieta,
y al garete quien no entienda
que es amor.

Que yo menguo este dolor
con devoción.
Sí, que el quererte con locura
para mi es la mejor cura.

 






Recent Portfolios